domingo, 14 de marzo de 2010

Diversiones: caza y pesca

Además de los espectáculos y juegos públicos tenían otras diversiones que eran sobre todo la caza y la pesca. Los romanos tenían verdadera pasión por salir a cazar, incluso las mujeres.

La caza

La caza se convirtió en ocupación usual para todos, así que el epígrafe coloca el cazar entre los más grandes gozos de la vida: "Ir a cazar, bañarse, jugar, reír: esto es vivir" (venari, lavari, ludere, ridere: occest vivere). Cicerón distinguía dos clases de caza: “aucupium atque venatio”.

  • La “venatio”, la velocidad. Era una cacería de fuerza y de velocidad, puesto que se encontraban con osos, jabalíes, lobos, liebres, etc…, a los que había que cansar corriendo, o herir en una lucha mortal. La “venatio” podía hacerse en campos cerrados o abiertos. Los cazadores se ponían los vestidos más corrientes y ligeros para su excursión y llevaban armas del tipo de: la honda, la clava, el cayado, el hacha, etc. Contra las fieras había también que defenderse con escudos ovalados.
  • La “aucupium”, el engaño. Era la caza de los pájaros, en la que se usaban los mismos utensilios que ahora, exceptuando la escopeta. El cazador se llamaba “auceps” (pajarero). La trampa más sencilla y elemental eran los lazos de cerdas, que se armaban entre las matas o las ramas por donde había de pasar el ave, sobre todo hacia su nido. Otra forma de cazar era con liga: se ponía a un macho, o una hembra en celo y así cuando venían otros pájaros éstos eran cazados, siendo engañada por el canto.


    Los cazadores llevaban túnicas cortas y ceñidas (aliculae), con las piernas protegidas por altas botas (crepides) o vendas (fasciae crurales), y también generalmente con un sombrero muy adherente ( galerus) que protegiese del sol la cabeza, intervenían en la caza llevando armas de diversas especies (las hondas, la jabalina, la cuchilla y el venabulum).



    La pesca

    En la pesca también se utilizaban redes, lo mismo que hoy, tenían disposiciones diversas y tenían en una de sus franjas unos pesos de piedra o de metal que las hundían en el agua, y en la otra unos gruesos corchos (sagena, verriculum, tragum, etc) que, flotando en la superficie del mar, las mantenían tensas. Para esta operación se necesitaban muchos hombres y estar muchas horas en el mar.

    Otras redes más pequeñas se lanzaban desde el mismo barco, que al tirarla se abría un círculo completo y al cogerla se atrapaban los peces que se encontraban en el espacio abarcado. Esta red se llamaba “iaculum”, estaban hechas de tal manera que cuando el pescador las retiraba, el mismo cordelito que servia para hacerlas emerger cerraba su extremidad, impidiendo la pez de salir durante la emersión.


    Bibliografia:

    PAOLI, Ugo Enrico Urbs RomaLa vida en la Roma Antigua. 6ª edición, Editorial Iberia, S.A., Barcelona, 1990 ( traducido por J. Farrán y Mayoral y Natividad Massanés) pgs. 321-328

    http://html.rincondelvago.com/roma_espectaculos.html

    Imágenes:

    http://www.livius.org/a/italy/piazza_armerina/piazza_armerina-3.jpg

    http://4.bp.blogspot.com/_EbzYyttikVQ/SPdf63lDjNI/AAAAAAAAAbY/YpEMOxGIb9A/s400/Copia+(5)+de+escanear0006.jpg

    Otras webs:

    http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12922746616720495876213/026655.pdf?incr=1

    http://www.monografias.com/trabajos19/economia-romana/economia-romana.shtml



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © Gata Clasica
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur